Preguntas frecuentes

La disfunción eréctil (conocida popularmente como impotencia) es la incapacidad para alcanzar o mantener una erección suficientemente firme para llevar a cabo una relación sexual satisfactoria. Constituye uno de los problemas sexuales más comunes en hombres, impactando aproximadamente al 52% de aquellos en el rango de edad de 40 a 70 años.

No, la masturbación es una actividad sexual normal y no causa problemas de salud física. Algunos mitos sugieren lo contrario, pero no hay evidencia científica que respalde estas afirmaciones.

La disfunción eréctil puede ser resultado de causas físicas, psicológicas o una combinación de ambas. El 80% de los casos se originan por problemas físicos, principalmente relacionados con la circulación de la sangre; enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, etc. Causas psicológicas incluyen estrés, ansiedad, depresión, entre otras.

Sí, es normal que un testículo sea ligeramente más grande que el otro y que uno cuelgue un poco más bajo. Sin embargo, si notas un cambio drástico en el tamaño o la forma, o si sientes dolor, es importante consultar a un médico.

La eyaculación precoz es una disfunción sexual que se define cuando la eyaculación ocurre generalmente entre uno y dos minutos después de la penetración, o cuando la eyaculación es difícil o imposible de controlar. Además, es una condición multifactorial que puede estar influenciada por factores tanto emocionales como físicos, y puede generar una considerable angustia en el hombre que la padece. 

Aunque no existen métodos comprobados para prevenir el cáncer, es posible reducir el riesgo atendiendo tanto a factores modificables como no modificables. Entre los modificables están los hábitos de vida saludables. Estudios preliminares sugieren que el consumo de licopenos, encontrados en alimentos como el tomate cocido, y mantener una vida sexual activa, podrían disminuir el riesgo de cáncer de próstata, aunque estos hallazgos no son definitivos.

La prostatitis es un proceso inflamatorio de la prostata que puede estar, o no, asociado a bacterias, y puede causar dolor en la zona pélvica, problemas al orinar y otros síntomas. La prostatitis crónica podría desencadenar eyaculación precoz por la irritación que genera y/o disfunción eréctil por el dolor asociado a la actividad sexual y la eyaculación. 

No siempre. Los problemas de erección pueden ser resultado de factores temporales como estrés, cansancio, consumo de alcohol o problemas en la relación relación. Si el problema de erección es recurrente puede indicar un problema de salud subyacente, por esto es importante consultar a un experto para buscar su causa.

No. La vasectomía es un procedimiento de esterilización que impide que los espermatozoides se mezclen con el semen. No afecta la producción de testosterona, la capacidad de tener una erección, el deseo sexual o el orgasmo.

Para fortalecer la salud sexual masculina, es esencial mantener un estilo de vida activo y saludable, limitar el alcohol, y evitar el tabaco, las drogas ilícitas y el consumo compulsivo de pornografía. Cuidar la salud mental y gestionar el estrés también es importante. Además, se recomienda realizar chequeos médicos regulares y considerar la terapia de ondas focales como una opción regenerativa para mejorar tu respuesta sexual.

Sí, hay varios tratamientos disponibles para la disfunción eréctil que van desde opciones farmacológicas de primera línea como sildenafil (Viagra) y tadalafil (Cialis), hasta procedimientos quirúrgicos e implantes penianos para casos más severos. También hay terapias de inyección intracavernosa, dispositivos de vacío, terapia psicológica, terapia de ondas focales, entre otros. La selección del tratamiento óptimo depende de la causa específica, la gravedad de la disfunción y la salud general del individuo.

Como cualquier otro medicamento, los que se utilizan para la disfunción eréctil pueden tener efectos secundarios. Algunos comunes incluyen dolores de cabeza, rubor, congestión nasal y malestar estomacal. También pueden existir contraindicaciones en relación con el estado de salud actual de la persona. Su efectividad también puede disminuir con el paso del tiempo o desaparecer. Es vital consultar a un médico antes de iniciar cualquier tratamiento farmacológico.

Sí. La eyaculación precoz tiene tratamiento y suele abordarse con un enfoque multifactorial, incluyendo ejercicios de control eyaculatorio, terapia psicológica y medicamentos cuando es apropiado. Es importante abordar tanto los factores psicológicos como conductuales en la terapia. En casos donde existe una causa orgánica, como la prostatitis, el tratamiento se orienta primero a aliviar la condición subyacente. Una colaboración estrecha con profesionales de la sexología y urología es esencial para el éxito terapéutico.

La TRT es un tratamiento que suplementa la testosterona en hombres con niveles bajos de esta hormona. Puede ayudar a mejorar síntomas como la disminución del deseo sexual, la fatiga, la depresión y otros relacionados con bajos niveles de testosterona.

Algunos tratamientos para el agrandamiento de la próstata, como ciertos medicamentos o procedimientos quirúrgicos, pueden causar disfunción eréctil o eyaculación retrograda. Es importante discutir estos riesgos con un urólogo.

Sí, existen varias lineas de tratamiento para la disfunción eréctil que no requiere la administración de medicamentos, por ejemplo: los dispositivos de erección por vacío y la terapia de ondas focales. La terapia psicológica también puede ser útil si la DE tiene un componente emocional o psicológico. 

La acupuntura como tratamiento efectivo para la disfunción eréctil no tiene sustento científico; sin embargo, algunos estudios de investigación han demostrado que ciertas técnicas de acupuntura podrían alargar el tiempo eyaculatorio. Recomendamos consultar con un médico experto en salud sexual masculina los distintos tratamientos médicos disponibles para tratar esta disfunción sexual.

Actualmente ningúna sociedad urológica o de medicina sexual recomienda los suplementos herbales para el manejo de la disfunción eréctil debido a la falta de contundencia en la evidencia científica. Sin embargo, existen estudios que sugieren la utilidad de algunos suplementos como la L-Arginina y el Panax Ginseng en su manejo. Recomendamos consultar con un médico experto en salud sexual masculina los distintos tratamientos médicos disponibles para tratar esta disfunción sexual.

La compra de medicamentos para la disfunción eréctil debe hacerse con extrema cautela. Es importante adquirir estos fármacos únicamente a través de proveedores legítimos y certificados para evitar versiones falsificadas que podrían ser dañinas. Es esencial considerar las posibles contraindicaciones con tu salud actual, así como los potenciales efectos secundarios. Evita la auto-diagnosticación y consulta con un médico experto.

Sí, la terapia de pareja puede ser beneficiosa, especialmente si los problemas sexuales están relacionados con problemas de relación o comunicación. Trabajar con un terapeuta puede ayudar a ambas partes a comunicarse mejor y abordar los problemas de raiz que han llevado al deterioro de la relación sexual.